Make your own free website on Tripod.com

Pedernales pide inversiones en Bahía de las Aguilas

El Grupo Jaragua asegura que las construcciones dejan más beneficios
si se hacen cerca de los pueblos
En la provincia de Pedernales la pobreza abunda de tal forma que la mayoría de los entrevistados por El Caribe aboga porque se haga “lo que sea”, dentro o fuera del Parque Nacional Jaragua, con tal de que empiece a llegar dinero y oportunidades de empleo cuanto antes a esa región.

El Grupo Jaragua, que se encarga de proteger el parque nacional, ha advertido que le están creando falsas expectativas a los locales y utilizando sus necesidades para el beneficio de unos pocos. Según esta entidad protectora del medio ambiente, Pedernales necesita un plan de desarrollo urgente.

Pero éste no debe ser dentro de la reserva ecológica, sino en las playas vírgenes colindantes al parque y cerca de los pueblos, donde los beneficios se repartan de manera más amplia entre la comunidad y no se amenace la riqueza que supone el parque para generaciones presentes y futuras. Además, han señalado que de San Cristóbal a Pedernales hay 130 kilómetros de playa donde se puede edificar legalmente (según especifica un plan de desarrollo de la UNESCO), por lo que usar los 7 kilómetros de Bahía de las Águilas, apenas un 5% del total, no tiene lógica.

En la calle
El dueño del colmado Manuelcito, que lleva doce años en Pedernales, Kasey Mejía, dice que a él y a los clientes de su negocio les parece “muy buena” la idea de hacer un hotel en Bahía de las Águilas, dentro del Parque Nacional Jaragua. “Aquí no hay nada y la juventud se muere de hambre por no robar”, dice al asegurar que se puede desarrollar un hotel que proteja el parque. “Da igual dónde, lo importante es que venga”, opina Miguel Almansa, un locutor de radio. El párroco de la Iglesia Bautista cristiana, Julio Puello, coincide. “Si las aves generan dinero seguro que un hotel se va a preocupar por protegerlas”.

Pero en Pedernales también hay ciudadanos que sospechan de un desarrollo hotelero dentro del parque. Morena Bueno, propietaria de la Ferretería Dimes desde hace 35 años, toma una postura menos apresurada a sus 62 años: “Habría que hacer un estudio profundo para ver si eso dañaría el parque y entonces decidir sobre la mejor alternativa”.

Benéficos a corto plazo
Ivonne Arias, la presidente del Grupo Jaragua, que se encarga de administrar el parque, ha señalado que un programa de desarrollo turístico deja más beneficios para los locales si se hace en las playas colindantes al parque, más cercana de los pueblos. “Cuando los hoteles están lejos de la comunidad les resulta más fácil traer a personal ya entrenado que entrenar a gente local”.
Arias ha reiterado que van a hacer todo lo posible por defender el “último tesoro costero de toda la isla”. Además, ha dicho que el parque se puede aprovechar más como una reserva ecológica, para que vean y visiten las generaciones presentes y futuras, que con un hotel que genere ganancias a corto plazo y cause un daño irreparable. Dice haber visto algunos planos de desarrollo hotelero en Bahía de las Águilas que incluyen hasta un club de golf.

Según las predicciones del Grupo Jaragua, no hay suficiente arena en las playas de Bahía de las Águilas, uno de los pocos refugios donde ponen huevos las tortugas marinas, como para mantener un flujo turístico por más de cinco años. Lo cual puede perjudicar al parque a largo plazo.

“El mayor atractivo que puede tener un hotel es estar cerca de un parque nacional”, dice Adolfo López, asesor de medio ambiente de la Asociación de Hoteles de La Romana-Bayahibe. “Tenemos la mejor ocupación hotelera del país porque estamos al lado del Parque Nacional del Este”, dice al aclarar que los hoteles hacen más de 300,000 visitas turísticas al año a dicho parque.

“Nosotros estamos a favor de que se desarrolle el parque para mejorar el atractivo turístico del área”, comenta Arias al hablar de instalar cabañas, baños e infraestructura que puedan utilizar los visitantes, “pero eso no es competencia de la Secretaría de Turismo sino de la Medio Ambiente”. Arias explica que el grupo Jaragua quiere que el Sur se desarrolle, pero de una forma sostenible. “Tener la mayor biodiversidad del Caribe en aquí y no aprovecharla de una manera coherente muestra una falta de visión y de planificación”.

Erik Martínez Westley/Listín Diario. Mayo 4, 2002.

Regresar