Make your own free website on Tripod.com
El Hoyo de Pelempito contiene una impresionante biodiversidad

Esta zona es rica en recursos naturales.

NEXCY D’LEóN
Santo Domingo

El Parque Nacional Sierra de Baoruco contiene la mayor riqueza biológica del país donde, según estudios realizados, hay cerca de mil 434 especies de plantas endémicas y nativas, 108 especies de aves, 21 especies de anfibios, 96 subespecies de reptiles y 17 especies de mamíferos, entre otras maravillas naturales.
A pesar de su relieve irregular y seco, este sistema tiene además 439 especies de plantas endémicas de la Isla Española, equivalentes al 31 por ciento del total de la flora de la región, según consta en la Guía Botánica del Centro de Visitantes del Hoyo de Pelempito, editada por la Secretaría de Estado de Medio Ambiente y Recursos Naturales.
La sierra de Baoruco se caracteriza por una variedad de bosques entre los que predominan los de tipo seco, húmedo, nublado y pinares, donde crecen plantas endémicas y nativas, muchas de ellas utilizadas en la medicina popular.
Entre las plantas endémicas se destacan Oreganillo, Maguey, Guano, Palo de Tabaco, Cafetillo, Palo de Barraco, Alelí, Dormidera, Cargador. De las nativas, cabe mencionar la Siete Suerte, Oreganillo, Palo Amargo, Caimito de Perro, Palo de Cotorra, Caracolí, Aceitillo, Donguey, Arrayán.
Algunas de estas plantas, como el Oreganillo, el vulgo les atribuye propiedades medicinales y afrodisíacas. El oreganillo es una herbácea leñosa muy ramosa, aromática, de hojas pequeñas, espatuladas, dentadas, pubescentes, con glándulas amarillas en el envés; flores con pétalos amarillos, su fruto es una cápsula subglobosa. Las hojas secas se utilizan como sustituto del té chino, y en medicina como tónico contra los refriados, las infecciones intestinales y las enfermedades venéreas. Crece en lugares secos en transición a húmedos. A partir de ayer estas plantas podrán ser observadas por la población que asista al Centro de Visitantes del Hoyo del Pelempito en cuyo sendero se encuentran las especies vegetales principales existentes en el lugar. La Sierra de Baoruco inicia en el extremo oriental de una cordillera sumergida de América Central, pasa por Jamaica, cruza el Canal del Viento y emerge en Haití formando el sistema montañoso integrante de la Península de Tiburón, Massif de La Hotte, el Massif de La Selle hasta terminar en la República Dominicana con la Sierra de Baoruco.
Esta cadena de montañas constituye el Parque Nacional Sierra de Baoruco, creado mediante el decreto del Poder Ejecutivo 1315 del 11 de agosto de 1983, fue incorporado al Sistema Nacional de Áreas Protegidas por la Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales, 64-00, del 18 de agosto de 2000.
La Sierra de Baoruco está despoblada debido a que su suelo es rocoso y no apto para cultivos, carece de aguas superficiales, sin embargo, desde el punto de vista hidrológico tiene mucha importancia ya que asegura una gran provisión de agua subterránea para las cuencas del Lago Enriquillo, la Laguna Rincón o de Cabral, la Laguna Limón, Río Mulito y Rio Pedernales.
La montaña más alta del sistema en el lado dominicano es la Loma del Toro, próximo a la frontera con Haití, mide 2,367 metros de altura.
Del lado haitiano, la sierra recibe el nombre de Massif de La Selle, la montaña más alta es el Pico de la Selle con una altura de 2,680 metros, lo que la convierte en la más elevada de la cadena.

Impresionante biodiversidad

Desde el punto de vista botánico, la vegetación del Parque Nacional Sierra de Baoruco es de una excepción muy singular. La altitud determina variaciones climáticas que originan una amplia gama de nichos ecológicos que van desde el bosque seco hasta bosques nublados, bosques latifoliados mixtos, sabanas de pinos, pinares y bosques semi-húmedos.
Desde una altura de 1,800 metros, la vegetación predominante es el pinar. Treinta y dos especies de orquídeas, que representan el 52 por ciento de las orquídeas existentes en el país, son endémicas de la sierra. De estas, las pertenecientes al género Lepanthes, están restringidas sólo a microambientes dentro del área de Baoruco Oriental.
Esta presenta una fauna asociada a las diferentes formaciones vegetales de la sierra, muy diversa y de un alto endemismo. Han sido reportados 21 especies de anfibios, 96 especies de subespecies de reptiles y 17 especies de mamíferos, muchas de las cuales son exclusivas del lugar.
En esta región se han reportado 108 especies de aves, una de las cuales ha sido clasificada en peligro crítico y otras en peligro de extinción, de acuerdo al Listado Rojo de la Unión Mundial para la Conservación de la Naturaleza (IUCN).
El Parque Nacional Sierra de Baoruco es el único sitio de República Dominicana donde se pueden ver 26 de las 27 especies endémicas de aves en la isla, lo que contribuye a elevar el valor turístico de la zona, especialmente para los observadores de aves.
Se ven aves como la cigua aliblanca, papagayo, pico cruzado, zorzal de La Selle, cotorras, pericos, chi-cui, barrancolí y diablotín.

La pobreza amenaza

De acuerdo con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales las principales amenazas que afectan los recursos naturales del Parque Nacional Sierra de Baoruco, son la agricultura migratoria en terrenos no aptos, la extracción ilegal de madera, los incendios forestales, la cacería ilegal y el contrabando de especies amenazadas.
Sostiene que este parque está bajo una constante presión del lado haitiano porque muchos campesinos de ese país cruzan la frontera ilegalmente a cortar árboles para carbón y a quemar bosques para cultivos de ciclo corto.
Esta situación a que se ve sometido el parque se debe a que en el país vecino quedan pocos recursos forestales, siendo necesario que para protegerlo igual que a los demás parques nacionales, la Secretaría de Medio Ambiente, ha tenido que ejecutar un intenso programa de valorización de áreas naturales que incluye la construcción de infraestructuras para uso y cuidado de estos recursos naturales.
Ejemplos de estas infraestructuras son el Centro de Visitantes y los Senderos del Hoyo de Pelempito así como las casetas de control de torres de vigilancia que la institución construye actualmente.

Volver a la página principal