Make your own free website on Tripod.com

Edwin Ruiz
Cabo Rojo.-Listín Diario/Martes 26 de Marzo del 2002.

Unidad Corporativa Minera autoriza trabajos de desmonte en Cabo Rojo

     crojo.jpg (7924 bytes) Sin que la Secretaría de Medio Ambiente haya otorgado el permiso correspondiente, en Pedernales se ha iniciado la construcción de las dos primeras empresas pertenecientes al Parque Industrial Minero (PIM) programado para esa región, en violación a la Ley General sobre Medio Ambiente y Recursos Naturales (Ley 64-00).
Ambas empresas, Cemento Andino y Lecanto, colombiana y estadounidense, respectivamente, cuentan con el apoyo de la Unidad Corporativa Minera (UCM), organismo estatal que el 25 de febrero de este año, mediante oficio autorizó a la cementera extranjera realizar ‘‘la limpieza y preparación del área donde se instalará (la fábrica), así como de los caminos de acceso al Parque Industrial Minero de Pedernales’’.
Esta limpieza se ha realizado y, según Aurelio Rojas, sudirector de la UCM, los trabajos para la instalación de Cemento Andino y Lecanto ya han empezado.

El estudio
René Ledesma, subsecretario de Medio Ambiente, informó que la cementera colombiana entregó el estudio de impacto ambiental el 19 de febrero pasado, según establece la Ley 64-00, pero que esa Secretaría aún no había concluido su estudio y, por lo tanto, no ha emitido un fallo favorable o desfavorable para su instalación en esa zona. ‘‘Al margen de toda duda, sin este fallo el inicio de la instalación es violatoria a la Ley’’, afirmó.
Pero Ledesma puso en duda que se hayan iniciado los trabajos de construcción de esas empresas, tal como aseguró Aurelio Rojas, y manifestó que la limpieza (desmonte) del terreno es parte del estudio geotécnico que autorizó la Secretaría de Medio Ambiente.
Esto fue refutado por Domingo Abréu Collado, especialista del Equipo Ambiental de la Academia de Ciencias de la República Dominicana, quien aseguró que para la realización de los estudios geotécnicos no es necesario ‘‘limpiar’’ todo el terreno donde se construiría la fábrica. ‘‘Para este estudio sólo se necesita un metro cuadrado, pues éste se realiza en la profundidad del terreno’’.
Agregó, además, que el área donde se instalará el Parque Industrial Minero pertenece a la zona de amortiguamiento del Parque Jaragua, por lo que no debe ser destinada al desarrollo industrial, ‘‘y mucho menos a la instalación de una cementera, debido a los problemas de polución que se genera, y que abarca un área de 20 kilómetros a la redonda’’, manifestó.
Este parque, informó, está pendiente de ser declarado patrimonio de la humanidad, además de que tiene un potencial turístico cuyo desarrollo entraría en contradicción con la instalación de empresas que extraen y procesan minerales.
A diferencia de Cemento Andino, que ya ha presentado su estudio de impacto ambiental, y del cual se espera un fallo dentro de dos semanas, según Ledesma, la empresa Lecanto, que extraerá bauxita, aún no ha dado ese paso. Igualmente, el mismo Parque Industrial Minero tiene pendiente cumplir esa obligación legal, señaló René Ledesma. A pesar de eso, las instalaciones del PIM y Lecanto ya están en marcha.

Un pueblo olvidado

Pero las preocupaciones ecológicas no constituyen la prioridad para el pueblo de Pedernales, que vive momentos de esperanzas por las nuevas posibilidades de empleo. El anuncio realizado por la UCM de que dos empresas extranjeras efectuarán inversiones ascendentes a US$245 millones en los próximos dos años y medio, creándose más de mil empleos directos, provocó que esta olvidada comunidad del Sur confíe en que verá mitigado sus altos niveles de pobreza.
La principal preocupación externada por los representantes comunitarios fue la marginación informativa y de participación que sentían padecer, cuestión que se trató de subsanar con una asamblea realizada el viernes pasado. En este encuentro, que contó con la participación de de los diversos representantes comunitarios y que fue organizada por la UCM y Cemento Andino, se explicó a los presentes ‘‘los beneficios’’ que esas inversiones significarán para la comunidad.
En ese encuentro, Miguel Chedrauy, director de proyecto de Cemento Andino, señaló que ‘‘la moderna tecnología utilizada por esa empresa reduce el nivel de emisiones a los más bajos que se registran a nivel internacional’’. Con este argumento, descartó que la fábrica de cemento originará problemas de polución en el área.
El entusiasmo de los pedernalenses se sustenta en que esperan contar con otras posibilidades para ganarse la vida, además de las actividades del pequeño conuco, la pesca precaria o el contrabando desde Haití, al que están obligados para sobrevivir.
Las empresas Cemento Andino, de origen colombiano, es la empresa extranjera que efectuaría el mayor monto de esas inversiones, que será por US$225 millones. Igualmente, la mayor cantidad de empleos directos, absorbiendo en la fase de construcción de la planta unos 1,450 trabajadores. Concluida la instalación en Cabo Rojo, los empleos directos y permantes ascenderían a 450.
Según Aurelio Rojas, esta compañía espera empezar la producción de cementos dentro de seis meses a partir del clinker importados desde Colombia. Por lo menos el 80 por ciento de la producción sería exportada a los distintos mercados del Caribe y Centroamérica.
Dentro de un año, que es cuando se espera que concluya la primera fase de instalación de Cementos Andinos, se empezaría la segunda, que incluirá la construcción de una planta de producción de clinker. Pasado dos años y medios, a partir de la fecha actual, la empresa colombiana espera producir cemento tipo Portland para exportarlo, utilizando materia prima nacional.
La segunda empresa es Lecanto, de Miami, que tiene proyectado una inversión de US$15 millones y la creación de más de 100 empleos directos, explotaría los yacimientos de bauxitas existente en Cabo Rojo.
Estas compañías, que son las primeras de un total de seis que se instalarían en Cabo Rojo, se beneficiarán del régimen de zonas francas. Esto significa que tendrán excenciones impositivas, además de que utilizarán las infraestructuras del puerto y aeropuerto adyacentes a la zona.

Regresar